Describen al nuevo Código de Convivencia de Julio Garro como «xenófobo, sexista, aporofóbico y clasista»

Mirada Crítica dialogó con Claudia Iglesias, integrante de la Asamblea Vecinal de El Rincón, organización que participa activamente en la lucha contra el Código de Convivencia que será tratado el próximo 3 de noviembre. «Estamos en contra porque es absolutamente punitivista y va contra los laburantes y preanuncia el ajuste económico porque limita la protesta social», sostuvo la frentista.

Como bien informó este medio, el próximo miércoles 3 de noviembre el Concejo Deliberante tratará el nuevo Código de Convivencia presentado por el Ejecutivo municipal, que viene a cambiar el viejo Código Contravencional de 1985. Esta nueva ordenanza municipal ha despertado polémicas y resistencia. Organizaciones políticas, vecinos, muralistas, manteros, trabajadores sexuales y movimientos sociales se han organizado para armar un plan de lucha contra el nuevo Código. El pasado 20 de octubre ya han marchado, y ahora anunciaron una gran movilización para el día de la sesión.

Es que, entre otras tantas cuestiones, el Código de Convivencia impone multas de hasta 525 mil pesos si una manifestación corta la calle, el reparto de panfletos o la instalación de carteles, la venta ambulante, y los carnavales barriales sin autorización. 

«Estamos en contra de este código básicamente porque es absolutamente punitivista», sostuvo en diálogo con Mirada Crítica Claudia Iglesias, integrante de la Asamblea de El Rincón, organización que participa de la coordinadora contra el Código. «Va contra los laburantes y preanuncia el ajuste económico que se viene después de las elecciones porque criminaliza la protesta social y limita la militancia política», agregó.

«Es un código xenófobo porque va contra la comunidad senegalesa, sexista porque reprime a las trabajadoras sexuales, aporofóbico y clasista porque está en contra del arte callejero y le quita la posibilidad a los chicos de bajo recursos rebuscárselas en los semáforos, además de las elevadísimas multas, ¿cómo podría pagar esos montos un pobre vendedor ambulante?», describió Claudia.

Por otro lado, analizó por qué presentar el Código de Convivencia a días de las elecciones: «Garpa porque lo necesitan de manera urgente para parar la protesta que se vendrá después».

La Asamblea del barrio El Rincón es una organización de vecinos del barrio que se ubica entre pasando City Bell, entre Villa Elisa y Arturo Seguí. Comprende la zona entre Camino General Belgrano y calle 141 y de 426 al Arroyo Carnaval. «A las asambleas concurren 25 personas fijas pero en los eventos o protestas somo muchos más», asegura Claudia.

«Por lo general las organizaciones vecinales son más reclamantes en cuestiones prácticas como asfalto o luminarias, lo nuestro es más político, acompañamos otras luchas», afirmó la frentista, que agregó que su lema es «Queremos derechos, no caridad».

Además del Código de Convivencia, otra de las luchas de la asamblea que tomó relevancia en el último tiempo fue el reclamo por el otorgamiento de terrenos fiscales del barrio al Arzobispado de La Plata. Desde la Asamblea se hicieron presentes en la sesión del Concejo Deliberante dónde se trató el tema para exigir que en ese espacio se construya una salita y un jardín maternal. Desde la presidencia llamaron a seguridad para que lo desalojen y los concejales del Frente de Todos se levantaron de la sesión para calmar la situación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s