Se cumplen 45 años de La Noche de los Lápices

Un día como hoy pero de 1976, en plena dictadura cívico-militar, diez jóvenes fueron secuestrados, torturados y algunos desaparecidos por el simple hecho de reclamar un boleto estudiantil para el transporte público.

Si uno repasa los libros de historia, la principal característica de la década del ´70 fue a nivel mundial la revolución cultural emprendida por los jóvenes, y a nivel nacional su participación en la vida política del país organizándose en centros de estudiantes y agrupaciones estudiantiles. Por eso, cuando los militares dieron el golpe de Estado el 24 de marzo de 1976, entre otros sectores que apuntaron, desataron una represión sangrienta al movimiento estudiantil.

En la ciudad de La Plata, los estudiantes comenzaron a organizarse en cada colegio, interrelacionándose, dando nacimiento a la Coordinadora de Estudiantes Secundarios. Producido el golpe de Estado, se suspendió, en agosto de 1976, la vigencia del boleto estudiantil, lo que detonó el reclamo multitudinario de los estudiantes que se hicieron oír en las calles.

El 16 de septiembre de 1976 diez jóvenes, entre 16 y 18 años, fueron arrancados de sus casas en la madrugada. El operativo fue realizado por el Batallón 601 del Servicio de Inteligencia del Ejército y la Policía de la provincia de Buenos Aires, dirigida en ese entonces por el general Ramón Camp. La elección de la fecha no fue casual, era el día en que los militares solían festejar el golpe de Estado contra Juan Domingo Perón, llevado a cabo en 1955.

Inicialmente los jóvenes fueron llevados a la “División Cuatrerismo” de la Policía bonaerense, donde funcionaba el centro clandestino de detención de Arana. De allí pasaron a la División de Investigaciones de Banfield, tristemente conocida como el “Pozo de Banfield”. Allí conocieron el horror en su expresión más despiadada, sufrieron torturas, simulacros de fusilamiento, violaciones, el dolor sin nombre, la interminable noche del abandono.

Estos son los nombres de aquellos estudiantes, la edad que tenían cuando se los llevaron y la escuela a la que concurrían: Claudio de Acha -17 años, Colegio Nacional-, María Clara Ciocchini -18 años, Bellas Artes- , María Claudia Falcone -16 años, Bellas Artes-, Francisco López Muntaner -16 años, Bellas Artes-, Daniel Racero -18 años, Normal 3-, Horacio Ungaro -17 años, Normal 3-, Pablo Díaz -18 años, “La Legión”-, Gustavo Calotti -18 años, Colegio Nacional-, Patricia Miranda -17 años, Bellas Artes- y Emilce Moler -17 años, Bellas Artes-.

Solo los cuatro últimos sobrevivieron, y gracias a sus testimonios se pudieron reconstruir los hechos. Todos ellos estaban unidos por la férrea voluntad de soñar un país más justo, respaldar sus convicciones y la creencia de que la militancia es la única forma de lograr que la historia cambie.

Por suerte, y esperando que nunca cambien, los lápices sigue escribiendo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s