Una vacuna argentina contra el coronavirus podría entrar en fase 1 el año próximo

“Los proyectos argentinos están avanzando y el de la Universidad Nacional de San Martín, de proteína recombinante, está ya terminando la fase preclínica”, detalló el ministro Roberto Salvarezza, quien adelantó que se podría probar en humanos en el 2022.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, señaló este martes que el año próximo podría comenzar a ser probada en fase clínica, es decir con humanos, al menos una de las vacunas contra el coronavirus que se están desarrollando en Argentina. “Estamos pensando para el año que viene fase 1 y 2 de prueba en humanos. Este año estamos completando la fase preclínica”, indicó Salvarezza en declaraciones a Radio Nacional.

El ministro recordó que si bien “existen proyectos de vacunas argentinas, todos en fase preclínica”, hay uno que se encuentra “muy avanzado, que es el que se está desarrollando en la Universidad de San Martín (Unsam) con investigadores de Conicet y el laboratorio Cassará”.

El titular de la cartera científica y tecnológica señaló que “es interesante porque todos los proyectos (de vacunas) utilizan tecnología diferente”. Uno de los proyectos es con investigadores de Conicet y el Instituto Leloir, donde trabajan con adenovirus; otro de la Universidad de Plata; otro del INTA Bariloche con Bagó; y hay otro también del Leloir con el INTA y el INTI”.

Salvarezza recordó que el Estado “ha puesto alrededor de 60 mil dólares por proyecto” para poder completar el desarrollo y las fases preclínicas.

Sobre el proyecto que se encuentra más avanzado – que se llama “Arvac Cecilia Grierson” y es liderado por la investigadora Juliana Cassataro-, explicó que “se trata de una vacuna a ‘proteína recombinante’, que lo que hace es utilizar como antígeno proteínas que envuelven al virus (S y N)”. En este punto, añadió que “se trata de una plataforma muy segura, que se utiliza por ejemplo en la vacuna de la hepatitis B”.

Sobre la importancia de lograr una vacuna nacional, recordó que “es una cuestión de soberanía sanitaria porque la tecnología es nacional y porque no hay que salir a negociar al exterior”. “Hay que pensar que todos los grupos que están trabajando en vacunas propias, que como dijimos antes van desde ARN mensajero, hasta proteína recombinante o adenovirus, darían a la Argentina la capacidad de tener vacunas para distintos tipos de enfermedades infecciosas”, destacó Salvarezza.

En ese sentido, sostuvo que “esto es una capacidad que queda” y citó como ejemplo el caso de “la planta de Laboratorios Richmond, muy moderna, que puede hacer millones de dosis, y el coronavirus quizás pase a ser secundario pero tengamos que enfrentar otras enfermedades que tenemos y que puedan surgir”.

En junio pasado, la Agencia I+D+i aprobó un apoyo de 60.000.000 de pesos para concluir la etapa preclínica de la realización de los ensayos de seguridad y capacidad inmune correspondientes y avanzar hacia las etapas clínicas que evalúen seguridad y eficacia de las ‘Arvac Cecilia Grierson’ en humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s