Clásicos que se pueden ver en Netflix: Terminator II

La reconocida plataforma de streaming tiene una enorme variedad de producciones para ver en todo momento y de todo tipo: desde clásicos infaltables hasta joyas modernas. Hoy recomendamos uno de esos films que son imprescendible y que han dejado su marca en la historia del cine: Terminator II de James Cameron.

James Cameron el director de las primeras dos entregas de la saga «Terminator».

Era el comienzo de los años 90 y los fanáticos de la acción y de la ciencia ficción estaban a la espera de la que sería una de las películas de la década. La segunda parte de la saga Terminator ya estaba ultimando detalles para su estreno y venía a continuar el enorme legado que dejaba su antecesora. Recordemos que la primera entrega se estrenó en 1984 y fue un éxito absoluto tanto de crítica como de público. Por eso mismo, las expectativas sobre esta producción eran altas.

La Terminator de 1984 había sido dirigida por James Cameron y protagonizada por Linda Hamilton junto a Arnold Schwarzenegger, y si bien los rumores de su secuela existieron desde el principio, recién se llegó a aun acuerdo con los productores para ser estrenada 7 años después, en 1991. Y lo mejor es que volvía a dirigir Cameron y la dupla Hamilton – Schwarzenegger repetirían en sus respectivos papeles.

A partir de ahora se revelaran datos de la trama, asi que si no quieres saber nada y que la obra te sorprenda por si mismo, saltea este párrafo. La principal pregunta era como seguiría la sinopsis luego de que pasaran 7 años del estreno de la primera película y también cuán original podría ser esta segunda parte, puesto que la primera había sido un gran parte aguas en la industria. Para eso, Cameron tuvo la gran idea de ambientar la historia quince años después de la primera entrega, y aquí Sarah Connor (Linda Hamilton) deberá proteger a su hijo (Edward Furlong) del androide  T-1000 (Robert Patrick) que fue enviado a matarlo. En esta ocasión quien defiende a los personajes principales es el Terminator T-800 (Arnold Schwarzenegger), que en la primera película es el villano.

Con ese giro bastante original en la sinopsis se plantean casi 2 horas y media de acción desenfrenada, escenas memorables y giros argumentales sorpresivos. Los flashes de la película se los lleva la impecable actuación Schwarzenegger que vuelve a dejar al Terminator como un ícono del cine, no sólo por sus frases, sino por su manejo de la acción y las coreografías. Las peleas con el T-1000 son excelentes, y la primera persecución que se realiza en un puente tiene todo lo que una escena de acción pide.

El filme toca varios temas, entre ellos y el más importante, la dependencia del humano para con la tecnología y el terror que genera que éstas últimas se revelen o comiencen a decidir por ellas mismas. Y junto con ello las relaciones entre los humanos y lo ciborgs. Otro detalle importante es como todo desembocaría en una guerra nuclear, un temor muy común durante la Guerra Fría y sobre todo en los años 80 cuando el presidente de los Estados Unidos era Ronal Reagan.

Otro punto a tener en cuenta son los efectos visuales que durante esos años fueron revolucionarios y ganaron varios premios. Ambos Terminators fueron recreados en varias escenas con el uso del CGI, así como las escenas de disparos, demoliciones y heridas. Todo eso, sumado a una gran puesta en escena coreográfica, hace que la acción transcurra de manera sobria y contundente, entendiendo exactamente que es lo que pasa y cómo se va desarrollando.

Párrafo aparte para la música que la vuelve a componer Brad Fiedel como en la primera entrega, aunque en esta ocasión dándole una profundidad al sonido y a la orquestación que la eleve en comparación a su predecesora. A su vez, la canción de los Guns N’ Roses, «You Could Be Mine», aparece en la primera escena de John Connor y en lo créditos finales, y termina de darle el toque noventero al filme. Es que si hay algo que rescatarle a Cameron es que logró que sus dos películas de Terminator fueran sinceras con su momento en el tiempo: la primera estrenada en 1984 cumple con los estereotipos ochenteros y la segunda estrenada en 1991 con los estereotipos noventeros. La discusión sobre cual de las dos es mejor todavía continúa.

No hay mucho más que agregar de este clásico de acción y ciencia ficción, sólo que es una gran recomendación para ver estos días de cuarentena. Y si ya la viste, volverla a ver. Tal vez el único inconveniente es que si no has visto la primera entrega, se te haga difícil entender esta segunda, y lamentablemente la primera película no se encuentra en Netflix de momento. Así y todo, es una excelente película para ver en cualquier circunstancia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s