Los Hornos: armados y a los golpes le robaron el auto a un hombre que volvía de trabajar

Según se supo, la víctima evitó que ingresaran a su vivienda gracias a una arriesgada maniobra que ejecutó en pleno robo.

Otro hecho delictivo volvió a preocupar a los vecinos de Los Hornos.

En la madrugada del último viernes tres delincuentes abordaron a un hombre e intentaron ingresar a su domicilio, pero la víctima realizó una audaz maniobra que impidió que los ladrones se salieran con la suya, a pesar de haber escapado dentro de su vehículo.

Todo ocurrió a pocos metros del Camino Cementerio, en 136 entre 71 y 72, donde un hombre que regresaba de su trabajo fue abordado en la entrada de su casa por tres delincuentes fuertemente armados. Mediante golpes y amenazas, le quitaron el auto y escaparon rápidamente del lugar sin dejar rastros.

La víctima del asalto explicó: “Estaba entrando mi auto y me agarraron entre tres. Es raro porque siempre, cuando estoy por llegar a casa, observo el entorno para evitar convertirme en víctima. Pero no me di cuenta de la amenaza y terminé viviendo en carne propia un hecho que se suele ver en la tele o en las páginas de policiales de los diarios”.

También señaló que, cree que conocían sus movimientos y lo estaban esperando: “Fue en cuestión de segundos, quizás 20 o 30 segundos, que aparecieron frente a mí”. Y precisó: “Los tres estaban armados y con la cara tapada. Llevaban barbijo y gorras y eran tipos jóvenes de entre 20 y 25 años. Me ordenaron que me quedara callado y que los hiciera entrar a mi casa”.

La víctima se encaminó a la puerta de su casa con dos delincuentes siguiéndole los pasos. El tercero se quedó a bordo del Renault Fluence de la víctima, esperando para cargar el botín. En ese instante, recibió un culatazo en la cabeza y uno de los delincuentes le exigió que abriera la puerta o iba a gatillarle. En medio de ese todo es tenso momento, el hombre trató de ganar tiempo para que los delincuentes no ingresaran a su vivienda y fingió que se equivocaba de llave.

Ya que dentro de la vivienda se encontraba la madre de la víctima, Walter le pidió a los ladrones que se llevaran lo que quisieran pero no le hicieran nada a la mujer. Por eso mismo relata: “Se me ocurrió patear la puerta. Sí, la puerta de mi casa. Supuse que la alarma estaba puesta y que si se activaba, con el ruido se iban a escapar”. Al escuchar la misma, los delincuentes corrieron despavoridos, subieron al auto y desaparecieron en la noche rápidamente. Por último, la victima manifestó: “Ojalá que aparezca. Más allá del mal momento y de los golpes, estoy agradecido de que no nos pasó nada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s