INTERNACIONAL

Manifestantes pro-Trump tomaron el Capitolio

La sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos había comenzado con gran tensión, convertida prácticamente en un campo de batalla final de los aliados del presidente saliente Donald Trump y todos aquellos que reconocieron la victoria electoral del demócrata Joe Biden en los comicios de noviembre pasado.

Los manifestantes tomaron las escalinatas y la entrada del Capitolio e ingresaron al recinto. Poco antes, la alcaldesa de Washington, Muriel Elizabeth Bowser, había decretado un toque de queda para la capital a partir de las 18 horas en un intento de dispersar las protestas antes de que caiga la noche.

Ya dentro del lugar, los manifestantes tomaron los despachos de los legisladores y las bancas de ambas cámaras.

La cadena CNN mostró una imagen del interior del recinto de la Cámara de Representantes con una ventana rota y un grupo de fuerzas de seguridad del Capitolio apuntando sus armas a un presunto manifestante que logró ingresar al edificio del Congreso.

También se observó como en el interior del recinto del Senado, un manifestante estaba sentado en el lugar del titular de la cámara, el mismo asiento que hasta hacía unos minutos había ocupado el vicepresidente, Mike Pence, quien según afirmaron fue evacuado del edificio, al igual que el resto de los legisladores. Luego, la CNN informó que una mujer había sido baleada por la seguridad del Capitolio y pocas horas después la cadena NBC confirmó la muerte de la manifestante.

La irrupción de los manifestantes sucedió mientras un grupo de legisladores republicanos aliados de Trump intentaban obstaculizar la certificación tradicional del voto del Colegio Electoral, que eligió al opositor Biden como el próximo presidente.

Las quejas republicanas

El vicepresidente, Mike Pence, presidió la sesión conjunta de las dos Cámaras, en la que los legisladores debían contar y confirmar estado por estado los votos del Colegio Electoral, el órgano que elige formalmente al inquilino de la Casa Blanca.

Sin embargo, al poco de empezar, decenas de legisladores republicanos objetaron los votos del Colegio Electoral del estado de Arizona, lo que obligó a que cada cámara sesione por separado y empiece un debate largo, en el que aunque los aliados de Trump no tienen los votos, retrasó por horas la certificación.

El argumento utilizado por los republicanos en el caso de Arizona es que el resultado electoral, que definió los votos del Colegio Electoral, debió ser certificado por el Poder Legislativo del estado, no el Poder Ejecutivo, pese a que eso no aparece en la Constitución local ni fue un reclamo en elecciones presidenciales anteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: