Opinión

¿Economía de guerra o guerra a la economía?

Por Matías De Urraza. Origen Consultora. Asesor legislativo en Honorable Cámara de Diputados

Mucho se habla – en estos días – del plan económico del Gobierno Nacional para los días que restan de la cuarentena y la salida de la misma.  Siguiendo la lógica de términos bélicos, que varios usan en estos días, se elabora un plan de “economía de guerra”.

El presidente y quienes lo acompañan tienen dentro de su compendio de temas tabú a la crisis del 2001.  Así como evitó hablar de estado de sitio y por eso no lo declaró estableciendo el asilamiento obligatorio, análogamente esquiva cualquier definición que equipare la actual crisis a la ocurrida hace casi veinte años atrás.  

Más allá de las buenas intenciones de llevar tranquilidad a la población, en un momento cargado de dramatismo, no se puede negar la dimensión que está adquiriendo la crisis económica a medida que se extiende la cuarentena. 

La recesión actual tiene unas características que la hacen distinta de otras que ha vivido el país. Esos componentes pueden llevarla a ser la más fuerte de todas las que hayan ocurrido hasta ahora en Argentina.

En primer lugar, la cuarentena consecuencia de la pandemia genera desaceleramiento extraordinario en la economía.  Tan excepcional como inevitable, trae aparejado cierres de empresas y comercios, desempleo, inflación y un déficit fiscal exponencial. Todo sin contar que la postergación de pago a acreedores se puede considerar un default técnico.

Hay en todo ésto, además, un componente emocional. Las variables económicas son suceptibles a las expectativas de la gente.  Y éstas – en este momento – varían entre nulas y negativas. Recomponer este estado anímico de la mayoría de la población va a llevar mucho tiempo.

Otro gran inconveniente es el contexto internacional.  El mundo está en crisis y la posibilidad de ayudarnos es más remota que otras veces.  Habrá solidaridad, pero no generosidad en el concierto de las naciones.

Tampoco ayuda la dicotomía lanzada por el presidente – en los inicios del confinamiento – entre salud y economía.  No está una antes que la otra. Ambas de sostienen. Por dar uno ejemplo, cada test de coronavirus cuesta u$s 120. Una economía fuerte como la alemana permite hacer más de un millón de tests, atender mejor a la población y bajar la mortalidad al mínimo posible.  En conclusión, salud y economía se sostienen mutuamente. Gente desocupada, deprimida y sin expectativas – luego de la cuarentena -difícilmente muevan la economía.

La retórica del Gobierno pone un freno de mano a todo pedido solidaridad para una rápida recuperación de la crisis.  Es cierto que el término “miserables” estaba dirigido a un grupo empresario en particular, pero fue asumido por todos los empleadores privados sin distinción del tamaño de sus empresas. Todos sufren el parate económico y las dificultades para pagar salarios.

La actitud argentina frente a su empresariado es muy distinta al camino asumido por países vecinos como Chile y Uruguay.  Allí se ha comprendido que la senda es que el Estado dé las facilidades a las empresas para que puedan sostener los puestos de trabajo, generar nuevos y empezar a poner en marcha una economía, que transita un momento crítico y no saldrá a flote sólo con la buena voluntad del Gobierno.

Esa innecesaria guerra a la economía dificulta la comprensión del término “economía de guerra” por parte de algunos actores financieros y productivos de la Argentina.  Estamos en el medio de un imponente golpe anímico. Es hora de dar facilidades – más que de exigir – al empresariado argentino para que pueda salir adelante y así poder un eficaz colaborador en la salida de la dolorosa crisis que nos espera.

Depende del  Gobierno y también de la oposición ponerse de acuerdo sobre qué es lo mejor.  Todas las voces deben ser escuchadas para lograr el mejor marco legal, laboral y tributario para que todos los sectores puedan ser contenidos y apoyados ante las dificultades que atraviesan.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: