Región Capital

VIDEO La experiencia de aprender a volar con los cursos de aladeltismo en un aeródromo de La Plata

Alejandro Oro es un alumno que inició en marzo el curso intensivo de ala delta en el aeródromo Público Gómez, ubicado sobre la ruta 2 a la altura del km 65, a tan solo 25 minutos del centro de La Plata. En diálogo con este medio, contó los detalles del aprendizaje y relató lo que se siente aprender a volar en ala delta: “Es distinto a todo”.

LEER TAMBIÉN
Con la primavera arrancan los nuevos cursos de aladeltismo en La Plata

El aladeltismo es un deporte que se practica en zonas montañosas, donde los pilotos despegan corriendo por una pendiente hasta tomar vuelo. Sin embargo, en el aeródromo Público Gómez, ubicado sobre ruta 2 a 25 minutos en auto del centro de La Plata, hay un ultraliviano preparado para llevar alas delta al cielo y, entre 3 a 5 minutos, liberar a pilotos a 600 metros de altura.

LEER TAMBIÉN
El volar como un pájaro: crónica de un deporte extremo platense

La entidad ofrece diferentes cursos para aprender a volar en ala delta, dependiendo de los tiempos y el bolsillo de cada interesado. Existe la modalidad de curso básico, que consta de diez clases, para los que quieran aprender lo elemental del vuelo en ala detla y llegar a volar a baja altura siendo remolcados con torno fijo.

Además, se ofrece la modalidad de curso completo, donde el alumno logra volar solo y continuar sus prácticas de forma deportivas. El tiempo que dura este curso depende de la frecuencia de los vuelos de entrenamiento y el clima, pero está pensado para seis meses. Consta de unos 30 vuelos aproximadamente junto a un instructor, además de cuatro clases teóricas.

La capacitación consiste en tres etapas: la primera consta de cinco vuelos a mil metros de altura donde el instructor capacita al alumno sobre los diferentes tipos de giros, en la segunda se realizan entre siete y diez vuelos a 700 metros donde el alumno aprende a manejar solo, y la tercera etapa es para que el alumno incorpore experiencia sobre el despegue, el procedimiento de aproximación, el aterrizaje, y a resolver situaciones críticas respecto al vuelo, con vuelos de 350 metros.

LEER TAMBIÉN
ENTREVISTA El aladeltismo y una trayectoria de más de 20 años en La Plata: “Es la forma más natural de volar”

Luego, los alumnos tendrán la posibilidad de rendir el examen teórico-práctico para obtener la licencia de piloto de ala delta por Aerotowing, validada por la Federación Argentina de Vuelo Libre. La licencia es reconocida a nivel internacional por la FAI (Federación Aeronáutica Internacional).

Alejandro Oro, alumno que inició el curso en marzo, en diálogo con Mirada Crítica comentó como se interesó en el deporte: “Fui de vacaciones a Río de Janeiro y veía a las alas volar y aterrizar en la playa, y me dieron ganas de hacer el vuelo bautismo. Quedé impactado. Cuando volví al hotel empecé a buscar en Internet y vi que lo hacían a 65 km de mi casa. Apenas volví me anoté para el curso“.

Es como estar suspendido en el aire. Es distinto a todo. No hay ruido de motor, y se disfruta en contacto directo con el viento y el paisaje“, describe el alumno lo que se siente volar en ala delta.

Otra de las alumnas que dialogó con este medio es Rebecca, quien también arrancó en marzo con los cursos: “Llegué de casualidad, tenía algo de experiencia en parapente, paracaidismo y planeador, solo me faltaba ala delta. En febrero estuvo en Río de Janeiro y conocí el deporte. De vuelta a Buenos Aires busqué en Internet y encontré el aeródromo Público Gómez”.

El primer vuelo fue distinto a todo lo que había hecho, fue una mezcla de libertad y adrenalina, es difícil de explicar, hay que vivirlo“, agrega Rebecca.

A esta altura del año tanto Rebecca como Alejandro realizaron alrededor de 30 vuelos en tándem (ala grande que puede llevar a dos personas, una de ellas es el instructor que va enseñándote en el vuelo y que puede tomar el comando si la situación lo requiere) y cinco días de scooter (un ala que en lugar de rueda tiene una soga que se coloca en una punta de la pista y en la otra punta el alumno se engancha y al acelerar el scooter empieza a juntar la soga generando la energía suficiente como para levantar vuelo).

Vuelo en tándem:

Práctica en scooter:

Por otro lado, cabe destacar que el aeródromo también ofrece vuelos de bautismo para el que quiera conocer la experiencia de volar en ala delta. El vuelo es realizado por un instructor certificado que cuenta todos los elementos técnicos necesarios para garantizar la seguridad, incluyendo casco y paracaídas de seguridad, tal cual lo establecen las normas internacionales del deporte.

Además, el espacio cuenta con:

  • Vuelos de bautismo en Ultraliviano con pilotos experimentados.
  • Vuelos de bautismo en Trike (Ala Delta Motorizada).
  • Remolques con Ultraliviano.
  • Taller mecánico para aeronaves livianas.
  • Oficina equipada para capacitación con herramientas audiovisuales.
  • Boutique de vuelo donde podés adquirir equipamiento de vuelo.
  • Bar y Salón de Fiestas.
  • Pileta de natación.
  • Estacionamiento.
  • Camping para carpas o casas rodantes.
  • Dormis con baño y duchas.
  • Parrillas.
  • Bosque Nativo.

Para consultar sobre más información, comunicarse vía WhatsApp al 11 3887-0869.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: